Reunión del consorcio del proyecto ICELAND-INV18 en Reikiavik

Reunión del consorcio del proyecto ICELAND-INV18 en Reikiavik

30 de mayo, 2019

El próximo viernes 7 de junio, Sendill is Unimaze organizará en Reykjavik la reunión del consorcio del proyecto “Adopción de la facturación electrónica EN por parte de las autoridades públicas en ISLANDIA (ICELAND-INV18)”. La agenda está disponible aquí.

Este proyecto está cofinanciado por la Agencia INEA de la Comisión Europea, y coordinado por Sendill es Unimaze, Universitat de València y LMT Group. Los coordinadores guiarán a las 10 instituciones islandesas del consorcio en la promoción de la adopción de la Directiva Europea 2014/55/​​UE (Directiva de facturación electrónica).

Durante esta reunión, Markús Guðmundsson (Sendill is Unimaze), Cristina Roda (Universitat de València) y Luana Almeida (LMT Group) explicarán la gestión del proyecto de acuerdo con el Acuerdo de Subvención firmado con INEA. Todos los participantes revisarán el plan de trabajo, los hitos, el presupuesto y las responsabilidades de cada uno.

El proyecto tiene tres objetivos principales:

  1. La incorporación de una solución de facturación electrónica conforme a la Norma Europea por parte de 8 instituciones públicas islandesas. Estas soluciones se conectarán a un punto de acceso PEPPOL, lo que permitirá un eficiente intercambio transfronterizo de facturas.
  2. Contribuir a la adopción del eDelivery y eInvoicing en Islandia. Durante el proyecto se llevará a cabo un estudio específico sobre el impacto y los beneficios de adoptar los estándares europeos de facturación electrónica en Islandia.
  3. La creación de un servicio web de validación central que permitirá a los proveedores de servicios, implementadores de ERP (Enterprise Resource Planning) y otras compañías de software, validar si sus implementaciones cumplen con los requisitos de la norma EN.

Para obtener más información sobre el proyecto ICELAND-INV18, visite:

El contenido de esta publicación es responsabilidad exclusiva de LMT Group y no refleja necesariamente la opinión de la Unión Europea.